miércoles, 12 de octubre de 2011

Mil letras a estribor.


Esa voz
Que emerge del fondo de ninguna parte;
Hacia ningún lugar
Viene vestida de blanco impoluto para despistar…
Dibujando sonetos sobre el agua del mar;
Mil letras a estribor…  
Dice,
Hasta pronto… adiós.  

Mañana amanecerá aunque mis ojos se pierdan
En la eternidad;
Aunque mi pecho deje de tamborilear
El sol volverá a brotar.   

No quiero sonar repetido
Ni que me trague la indiferencia…
En este charco sumergido
Viendo naufragar barquitos de papel
Llenos de ausencia.   

Robaré
Besos furtivos en los portales   
Y repartiré
Entre todos los que volaron en nubes de tiempos flotantes…
Y los que se quedaron anclados
Buscando las llaves. 

Voy  a encontrarme
En las llanuras del silencio;  
En la inmensidad de la nada…
En la mitad de un cuento.

Hablaré de la lluvia,
Del viento, del sol, de la luna,
De besos…
Hablaré de ti,
De mí, de los nuestros. 


Con las manos vacías.
Y el alma llena…  
De ti,
De mí, de los nuestros.

2 comentarios: